domingo, abril 11, 2010

Todos pensamos que vamos a estar bien. Y nos sentimos un poco engañados cuando no damos con nuestras esperanzas. Pero a veces, nuestras esperanzas nos subestiman. A veces lo esperado simplemente se queda en nada en comparación con lo inesperado. Tienes que preguntarte por qué nos aferramos a nuestras esperanzas porque lo esperado es lo que nos mantiene firmes, derechos... inmóviles. Lo esperado solamente es el comienzo. Lo inesperado es lo que cambia nuestras vidas.

3 comentarios:

  1. 1. Vaya tela haberte hecho un blog y no decirme ná.

    2. Vaya tela no haberme avisado de que MI dibujo encabezaba tu blog.

    3. Vaya tela no tenerme en "tus blogs favoritos".

    ¡Vaya tela...! Jajaja

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la entrada!Sobre todo la ultima frase. Es inevitable tener esperanzas pero hay que aceptar que a veces las cosas no salgan como uno quiere que salgan, un besitoo
    pd: mola el diseño :D

    ResponderEliminar
  3. Lo esperado ayuda a seguir adelante a veces y también puede cambiar nuestras vidas... aunque igual lo inesperado lo hace más de golpe... buena entrada! :D

    ResponderEliminar