jueves, septiembre 03, 2009

.

No sois amigos y nunca lo sereis. Seguireis enamorados hasta que ese amor os mate. Lucharéis, os amaréis. Y os odiaréis hasta que os den ganas de morir. Pero nunca seréis amigos. El amor no está aquí, niños (cabeza). Está aquí (pecho), en la sangre que grita en vuestro interior por lo que quiere. Yo amaré a una zorra, pero al menos soy lo bastante hombre para admitirlo.

1 comentario: